Bésame mucho

6 julio 2015

Carla se despierta esta mañana y se lanza contenta sobre su marido. Le besa en la nuca, éste se despereza, se da la vuelta, la besa en los labios, se besan un buen rato, hasta que Mónica entra corriendo en la habitación y se tira sobre ellos. Se separan, la llenan de besos cada uno en una mejilla y se van a desayunar.

Con el sabor de esos besos aún en los labios, Carla bebe su café y consulta su correo electrónico mientras su marido viste a la niña. Los dos salen por la puerta pero antes le dan un beso a mamá. Carla se ducha, se peina, se viste y se maquilla, y antes de salir de casa le lanza al perro un beso al aire, que coge con un ladrido.

Carla se sube al coche y llega a la oficina pasadas las nueve. Allí le presentan al nuevo de finanzas; le saluda con dos besos dados al aire y le da la bienvenida. Luego deja sus cosas en la mesa  se va a ver a Maribel, que cumple años. Le da un beso y un abrazo y prometen irse a tomar un café a media mañana. En el café de la mañana baja Luis Miguel que acaba de volver de vacaciones y le saluda con dos besos distantes, muy diferentes al beso que le dará en el hotel a la hora de comer. Cuando terminan de vestirse, siendo ya las cuatro, se besan de nuevo en el ascensor y luego espera cinco minutos para salir ella también en dirección a la oficina, donde comentará lo rico que estaba el sushi de la comida con su amiga.

A las 6 de la tarde, Carla sale de la oficina y va con el coche a buscar a su madre. Sube en el asiento del copiloto y la saluda con un beso en la mejilla. Su madre le devuelve tres y calcula que ese el amor que siente una madre hacia su hija; tres veces más grande de lo que siente ésta a su vez. Lo confirma cuando ve a Mónica deslizarse por el tobogán e ir corriendo a lanzarse a sus brazos. La llena de besos y luego la manda corriendo a despedirse de la tata, quien le da un beso en la frente antes de irse a casa. Se quedan Carla y la abuela esperando a que se despida de sus amigos y se deslice una última vez por el tobogán, pero se cae y se hace una herida en la rodilla que, por lo visto, deja de doler con el beso de mamá.

Cuando llegan a casa, Carla besa a su marido y éste le devuelve el beso por tres y entonces ella  piensa en los colores tan diferentes que acompañan a todos besos de su día a día.

6 de julio, Día Internacional del Beso

Anuncios

Cuéntanos qué te ha parecido.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s