Archivo de la categoría: Edimburgo entre tinieblas

Edimburgo entre tinieblas

Marzo 2009

OLYMPUS DIGITAL CAMERALa ciudad donde las sombras parecen cobrar vida agazapadas entre los callejones durante la larga noche, despierta de la más colorida de las maneras cuando, sobre las seis de la mañana, la niebla deja paso al sol. Las baldosas brillan con el rocío, las fachadas de las imponentes iglesias de piedra relucen en su propia naturaleza rocosa y las gaitas se reflejan en los escaparates de la Royal Mile atrayendo las miradas del turista que, asombrado por los cuadros escoceses que decoran casi cada elemento que exhiben, se acerca a contemplar los mejores legados de Escocia.

El lugar de origen de Nessy, de faldas a cuadros sobre piernas peludas yOLYMPUS DIGITAL CAMERA de artistas como Sean Connery o Ewan McGregor, es uno de esos sitios en el mundo en los que las sensaciones se mezclan de manera más o menos positiva. La sublime arquitectura y decoración de las calles empedradas, las iglesias, casas, fachadas y monumentos que, en una maravillosa demostración de la arquitectura gótica más elaborada, atraen las miradas y los flashes de los muchísimos visitantes que acoge la ciudad cada día hacen de Edimburgo una parada estimulante.

Sin embargo, también puede resultar un lugar inhóspito, frío, gris y neblinoso, hecho de sombras y de callejones oscuros, donde la sensación de estar paseando en un decorado propio de películas de Tim Burton de la mano de Jack el Destripador es recurrente. Prueba de ello son los muchos tours del Edimburgo más oscuro y tenebroso que se ofrecen por sus calles, en los que un guía explicará las leyendas a la vez que se recorren las calles subterráneas y oscuras donde se esconden todas las historias morbosas (y reales) de la ciudad: ladrones de cuerpos, asesinos, cuarentena de los enfermos de peste, fantasmas, etc. Este es otro de los atractivos de Edimburgo: su peculiaridad, su capacidad para convertir cualquier calle, monumento y baldosa en un punto interesante para visitar, aunque sea utilizando el miedo como principal herramienta. Tanto es así que incluso su cementerio, con las vistas del castillo como telón de fondo, es un punto susceptible de ser visitado, fotografiado y recordado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERALa cara amable de Edimburgo son, además de sus correctísimos habitantes, la amplísima oferta cultural que se deduce de sólo recorrer un par de calles: tiendas, pubs, discotecas, bibliotecas, museos y restaurantes pueblan las calles comerciales más importantes, Prince Street y la Royal Mile, lo que supone una gran ventaja para los muchísimos jóvenes, estudiantes extranjeros y turistas universitarios que Edimburgo tiene la suerte de albergar. Además, la posibilidad de realizar un turismo más intensivo y cultural está siempre al alcance de la mano en el castillo de Edimburgo, una fortaleza situada en la colina más alta de la ciudad, visible desde todos los puntos, y corona del skyline nocturno. Las vistas al atardecer en un día despejado desde la colina opuesta, Calton Hill, es una experiencia para los sentidos, pues a la belleza de la antigüedad gris y rocosa del Edimburgo se suma el mosaico de colores que sólo un sol poniéndose tiene el privilegio de conceder. OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El castillo es una de las principales visitas en Edimburgo si se pretende conocer de cerca la cultura escocesa independientemente de la inglesa, la historia que dio lugar a esta ciudad y la influencia que el paso del tiempo ha ejercido sobre sus baldosas. Pero de igual modo, llamará la atención del turista la catedral de San Giles, que se alza imponente en el centro de la ciudad sobre los adoquines resbaladizos con sus picos puntiagudos en forma de cúpula hueca, sin dejar indiferente ni al más despistado de los transeúntes.

Edimburgo es una ciudad que de lejos enamora, pero de cerca es capaz de atrapar.
Una vez que se tiene la oportunidad de observar de cerca los edificios que sostienen las cúpulas, torres, picos y estatuas que se veían desde lejos, la percepción de la belleza medieval de esta ciudad no hace sino aumentar. No es casualidad que muchas personas se hayan quedado allí a vivir por una temporada, pues parece que cada esquina y cada ladrillo esconce una leyenda que bien merece la pena descubrir.OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Anuncios