Demencial

31 diciembre 2014

El sonido de los tacones contra el asfalto de la ciudad. Eso, más que ningún otro elemento de la mujer, es lo que me llevó a cometer lo que usted considera una atrocidad. Ahora que ha pasado el tiempo lo veo con más claridad: no soy un enfermo sexual, pero hay ciertas cosas que no se puede evitar asociar. Como el taconeo de una mujer por la calle, ese tac tac tac, ¿acaso hay algo en el mundo que suene más musical?

Las minifaldas, los pintalabios y los perfumes, todos ellos son también un ideal. Veo a la mujer encarnada en un monumento al que siempre se debería admirar. No es solo su belleza lo que la hace escultural, es también su pose, su contoneo, ese buen gusto tan delicado que es, al mismo tiempo, brutal. Sin embargo, es el taconeo, ese tac tac tac, lo que me hace perder la cabeza y sucumbir a una tentación que todo el mundo prefiere callar. Pero eso, su señoría, no es forzar, es solo aliviar la necesidad que su taconeo me lanzaba en forma de inequívoca señal.

Por tanto, la señorita Almudena tendría que haber previsto que si ella llevaba esos tacones algo así le podría pasar. Ir por ahí provocando con esa prenda tan femenina y tan tremendamente sensual… No puede ser, ¡es demencial!

Anuncios

Cuéntanos qué te ha parecido.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s