Cuando me dices

14 noviembre 2014

Cuando me dices que soy “guapa reversible”, que la mirada se me pone chueca cuando me concentro, que mi pelo nunca ha tenido tanto brillo como me creo y que se me oye respirar hasta cuando hay ruido en la habitación, me doy cuenta de que cuando te digo que hablas por encima de tus posibilidades, que tus pies tienen pelos hasta donde no ya no hay piel y que no estaría de más cuidarte esa coronilla, en el fondo, nos estamos diciendo lo mismo. Y es precisamente en ese decírnoslo todo cuando no nos decimos nada porque no hace falta, ya que la mirada socarrona y la sonrisa vacilona nos delatan.

Anuncios

Cuéntanos qué te ha parecido.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s