Hasta aquí

8 mayo 2015

María está a punto de llorar porque está preocupada, pero su estúpida manía de pasar por alto los conflictos le impiden enfrentarse a ese momento. Está sentada en su sofá de escay que heredó de su abuelo y araña la piel del reposabrazos en un intento de aliviar la tensión. Le mira preparar la cena y piensa que no va a poder engullir nada; ni una gota de agua podría pasar por esa garganta abotargada.

Lleva ya doce años con Jorge, doce años enamorada de ese hombre bueno y generoso. A veces le duele incluso un poco el pecho si se para a pensar qué pasaría si él la dejara. Se pone a imaginar cómo sabría el café de la mañana sin su beso de buenos días y se le encoge la garganta. Fantasea todo lo que le permite el cerebro antes de colapsar con cómo sería ir a dormir y no acurrucar sus pies entre sus rodillas. Pronto se estremece, obligándose a ahuyentar esas sombras antes de que la encierren y la ahoguen. María vive siempre así de preocupada, porque así es ella, adelantada siempre a los acontecimientos, sobre todo aquellos con un tinte pesimista.

Muchos amigos le han insinuado con cariño que tiene una obsesión, que su relación con la idea de una pareja no es del todo sana y que echan algo de menos cómo era ella antes. Pero María les ignora porque le encanta entregarse en cuerpo y alma a Jorge y reafirmarse cada día y cada noche en su convicción de que es un hombre bueno, generoso.

Y de hecho, es verdad. Jorge es un hombre bueno, generoso, honrado y trabajador. Incluso divertido, a ratos. Pero María tiene una pregunta en la punta de la lengua cuya respuesta, en realidad, ya conoce. Y no quiere enfrentarse a lo evidente. No quiere aceptar que él sentirá cómo las sogas que lo atan a ese matrimonio se deshacen con la facilidad de un lazo de seda, dándole la vía libre que tanto anhela. Porque cuando el amor desaparece es igual o más evidente que cuando permanece flotando en el ambiente.

Anuncios

Cuéntanos qué te ha parecido.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s