Nuestro final inevitable

11 diciembre 2014

Había escrito cien veces: “te quiero”, pero no me lo había creído ni una sola de esas veces. Con la resignación de un niño castigado que repite las máximas con las que se paseará por la vida, escribí yo esa carta de amor. Quería evitar enfadarme por no poder incrustar esa frase en mi memoria y convencerme de su crudeza, pero era imposible. Sin embargo, tu mirada vacía cuando leíste mi carta con sus cien “te quieros” devolvieron un poco de serenidad a las noches, porque comprendí por fin que nuestra historia estaba abocada a un agridulce final que, deseado o no, ambos intuíamos inevitable.

Anuncios

Cuéntanos qué te ha parecido.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s